Entrevista con Gorka Gómez Andreu- Director de Fotografía- #10añosMalvalanda.

Gorka es graduado en Periodismo Audiovisual por la Universidad de Navarra y Dirección de Fotografía por la Escuela TAI. En 2007 fundó, junto a 4 socios, la productora Kinoskopik, dedicada a la producción cinematográfica.

Recientemente ha sido premiado por la Asociación Americana de Directores de Fotografía con el Spotlight Award por su trabajo en “La Casa de los otros” (2016, Rusudan Glurjidze).

Con Malvalanda ha colaborado en los documentales “Elena Asins-Génesis” (2014) y “Antonio Muñoz Molina- El oficio del escritor” (2015).

ELENA_asins_CARTEL

¿Cuándo fuiste consciente de que querías ser director de fotografía?
Cuando estudiaba periodismo en la Universidad, me apunté a una asignatura opcional de fotografía y al terminarla me di cuenta de que tenía que largarme de allí.
¿Qué se necesita para ser un buen director de fotografía?
Yo creo que los directores de fotografía, en general, no somos ni buenos ni malos. A veces hacemos un buen trabajo porque tenemos un buen guion y un buen director/a, y algo de suerte y acierto. Otra veces, hacemos basura. Yo he hecho de todo.
 AMM, EL OFICIO DEL ESCRITOR
¿Cómo afrontas un nuevo trabajo? ¿Cuáles son tus rutinas?
Lo primero es hablar largo y tendido con el director/a, no solo sobre el trabajo en concreto, sino sobre lo que esta detrás de la historia que se quiere contar. Buscar conjuntamente las primeras imágenes sobre las que se va asentar esa historia, los paisajes, las personas, las músicas. Pasear y hablar. Todo eso ayuda a formarse una idea de lo que en un futuro, será una película.
¿Cuáles son tus inspiraciones?
Las películas, claro. Y también el fotoperiodismo, algunas pinturas, algunas músicas y algunas personas.
¿Cómo fue tu trabajo en “Elena Asins- Génesis”?
Fue una buena experiencia, porque rodamos un documental acerca de una persona, una escultora, y lo hicimos prácticamente evitando la imagen de esa persona. Era una idea de Álvaro, el director, que creo que resultó muy acertada. Éramos un equipo mínimo, y bien avenido y rodamos al aire libre, en las montañas de Navarra, de un modo bastante relajado, así que fue cojonudo.